Gas Natural y Medioambiente

La voluntad de la Unión Europea es alcanzar un mix energético sostenible cuyo objetivo sea la penetración de las energías renovables hasta alcanzar el 20% del consumo final de energía.

medio_ambiente

El uso racional de las fuentes energéticas ha de compatibilizar el desarrollo económico y social con la menor alteración del medioambiente, posibilitando así un desarrollo sostenible.

De todos los combustibles fósiles, el Gas Natural destaca por presentar los menores impactos ambientales a lo largo de su ciclo de vida, desde su extracción hasta su uso final, lo que le permite contribuir a la disminución del efecto invernadero.

El Gas Natural está constituido en su mayor parte de metano, por lo que en su combustión emite menor cantidad de dióxido de carbono por unidad de energía que cualquier otro combustible fósil. Además, no contiene azufre (tan sólo el correspondiente al odorizante), carece de compuestos orgánicos volátiles, hidrocarburos pesados y otras impurezas, y su contenido en metales es prácticamente inapreciable.

El Gas Natural se considera una energía limpia  dadas sus características:

  • Produce la menor cantidad de CO2 por unidad energética de todos los combustibles fósiles.
  • No contiene azufre, por lo que no aparece SO2 en la combustión.
  • No se producen partículas sólidas.
  • La tecnología desarrollada para la combustión del Gas Natural disminuye la formación de óxidos de nitrógeno.
  • En todas sus aplicaciones industriales el rendimiento es elevado, con lo que disminuye el consumo de energía primaria.